viernes, 4 de agosto de 2017

Mi libro "Indelebles en el tiempo"

Hoy dejo que mi foto hable por las más de mil palabras que en ella guarda, porque la emoción me deja a mí sin ellas en la garganta. 
Llegó el día... "Indelebles en el tiempo" salió a la venta el pasado 6 de julio y ya se ha agotado la primera edición.

Ya está encargada la segunda edición a su editorial Vivelibro, y yo no puedo estar más contenta de la acogida que ha tenido y las críticas positivas que estoy recibiendo.


Portada de Luis Briceño (@a_gotas)


¿DE QUÉ TRATA?

En este libro tienes mi historia, tu historia, y la de muchos otros, que entregamos nuestro corazón sin condiciones, que amamos sin límites, que tropezamos con la desilusión y el desengaño, y que aprendimos a cicatrizar cualquier herida. Que cosimos las cicatrices del alma para sentirnos de nuevo vivos.

Un paseo por los sueños, el dolor, la incertidumbre y la autoestima. Unos versos sin métrica, llenos de rebeldía.


Pinchando "AQUÍ" podéis leer una entrevista que me hicieron donde explico como se hizo realidad este sueño y más información detallado sobre lo que podéis leer en él.

Foto en la contraportada

¿CÓMO CONSEGUIRLO?

Amazon (Formato papel y digital): https://goo.gl/GCB21e

Esebook (Formato papel): https://goo.gl/qS4mYM
Esebook (Formato digital): https://goo.gl/8eJUMK

iTunes: https://goo.gl/ina2qt



¿Lo quieres dedicado y firmado? Mándame un email a estefaniatoro1983@gmail.com y te explico.


BOOK TRAILERS

En mi canal de You Tube tenéis varios adelantos de lo que podéis encontrar entre sus páginas, con fragmentos de mi libro de prosa poética recitados.

Deseo que os gusten:










GRACIAS

Espero, y creo sinceramente, que podáis versos reflejados en muchos escritos de este libro y ver vuestra historia desde otra perspectiva. Además, tiene un formato de bolsillo muy cómodo y creo que es ideal para poder hacer un regalo muy especial. Está escrito con muchísimo cariño y deseo de todo corazón que os atraiga y os animéis a leerlo, agradeciendo desde ya, esta oportunidad.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Instrucciones para escribir una carta de amor


Para escribir(te) una carta de amor, es necesario tener el corazón hecho grafito.

El papel debe ser de un blanco pulido, o bien uno bien bonito, que logre formar el espacio necesario para conglomerar ese cúmulo de sentimientos que envenenan los ojos al contacto, todo bajo un pulso preciso, definido, que no deje vacíos, ya que no serán necesarios.

Tampoco puede fallar la secuencia de letras que irán formando una fila una vez que el impulso ha sido tomado. Las ganas que te tengo convertidas en relato.

Al principio habrá confusión, sí, porque un papel tan ligero no parece sostener la magnitud de lo expresado, pero calma, que se sostiene todo con las manos, de la sangre que domina la producción del encuentro premeditado.

Confianza en cada suspiro que abraza los pulmones. Hasta que los trazos sólo sean extensiones de las venas que se adhieren al corazón ajeno.

Y al final, no hay que leerlo, el corazón sincero se plasma en lo ya grabado. Sólo falta sellar el pacto en un sobre bien cerrado, que el contacto de lo externo no haga daño. 
Besando (tus) miedos, sonriendo, que lo peor ya habrá pasado. 


INICIATIVA: SEAMOS SEGUIDORES



SEAMOS SEGUIDORES

Seamos seguidores es una iniciativa que a mi me parce maravillosa, consiste en seguirnos y colaborar entre nosotros, ya que muchas veces cuesta sacar tiempo, para descubrir nuevos blogs. 
                                          
¿En que consiste?

Es muy sencillo. En primer lugar debéis seguir mi blog y después dejar un comentario en esta entrada con el enlace a vuestro blog, para que yo también os pueda seguir.

Finalmente, sólo tenéis que llevaros esta imagen y esta explicación a vuestro blog para que otras personas os puedan seguir y sepan que colaboráis con esta iniciativa, así podréis seguir también a los que os comenten.


Espero vuestros comentarios una vez que me sigáis y estaré encantada de visitaros y seguiros, ¡pero acordaros de dejar el enlace a vuestro blog!


Iniciativa vista en: El reseñador de libros

lunes, 26 de junio de 2017

Tu vecina

Hola... Quería decirte que vivo en tu mismo mundo, justo un piso más abajo, y que escucho cuando cambias los muebles de lugar los lunes antes de salir, y los vuelves a acomodar el viernes antes de dormir.

Vivo también en ese silencio que corta todo el ruido que entra de afuera y no te pertenece, no nos pertenece. Hablo sola, no siempre, sólo de vez en cuando, sobre todo cuando pienso en lo que tú puedas estar pensando.


Soy una mujer de bien, eso piensan de mí cuando alguien cuenta que estoy sola a pesar de sonreír. Que canto también cuando estoy sola y de tan sola que estoy, empecé a querer dejar de estarlo.

Me gusta el matiz de tus pasos cuando combinan con mi quietud. Tus llaves al abrir la puerta con mis ganas de que estés aquí. Y el sonido de la ducha cuando imagino lo que estarías haciendo si me dejaras subir.

Me gusta el olor de tu comida cuando tengo hambre y quiero olerte. La misma canción que siempre pones los sábados cuando no tienes a donde ir, y yo siempre estoy aquí. Aquí... Soy yo, la vecina de abajo y te quiero decir, que me gustaría que bajes la guardia y me dejes subir. 

miércoles, 14 de junio de 2017

Se va dibujando una historia

Un conjunto de letras aderezando una composición, 
poesía, frases, relatos...
qué se yo.

Renglones paralelos que dibujan un horizonte, 
delimitan fronteras que de vez en cuando, 

se rompen.

Embiste tras embiste, 
en ágiles caligrafías.
Se va dibujando una historia, 
la vida propia danzando en el lienzo, 

siluetas que intensifican, 
se excitan al tacto 
y pronto todo es un juego.



Química que estimula sentidos, 
magnetismo al clímax que se asoma a la vuelta de cada línea. 
La mano satisfecha que descansa en ese punto y en cursiva.

Cerrando otro capítulo, 
una sesión, 
el pasado de una vida.
Apenas un momento de adrenalina para tolerar una rutina,
con la sensibilidad a flor de piel, como el buen sexo y el querer. 


¿Pedir perdón por expresar sentimientos justificados? 
Sí, si adoptamos esa actitud políticamente correcta cuando no estamos desgarrando la piel con tinta, 
son largos esos ratos de extrema cordura que enloquecen mis misivas.

Toca sumar. 
Vueltas al sol, 
besos bajo la luna, 
risas sin control, 
hojas escritas.
Fotografías, 
canciones, 
constelaciones en la piel 
e insaciables sensaciones.
Una historia nueva por contar
y mi mejor argumento:
tu nombre. 

Algo

A veces
florece la imaginación,
crecen los miedos,
nace el amor.
Nos hacemos grandes
o fallecemos en el intento,
aprendemos,
valoramos el tiempo
y el espacio.
Algunas veces lo anhelamos.
Respiramos siempre,
creemos y creamos,
lamentamos lo perdido,
celebramos lo ganado.
Cayéndonos,
levantándonos.
Vamos siempre tras algo,
una obsesión,
un capricho,
un tormento.
Algo que nos haga sentir vivos,
completos,
llenos.

Tú eres todo eso, ese algo.
Ese alguien, ese todo
que quiero, deseo, anhelo.
Antídoto y veneno.
Quien me mantiene viva 
sin querer echar el freno.
No esperes que te olvide
y no olvides que te espero. 

lunes, 5 de junio de 2017

No voy a permitir ni un minuto más que te quedes sentada, 

terriblemente embobada
sin sentirte capaz de levantarte, 
pararte, mirarte y salir.

No.

No te voy a permitir ni un segundo más
que te quedes con la palabra en la boca, 
el estómago cerrado y las ganas atrapadas,
atrapadas de nuevo y una vez más 
por eso que te inquieta, 
que te duele y te deja quieta.

No.

Hoy no vas a estar con la cabeza en remojo, 
como una bolsita de té un lunes,
las ideas atadas,
los brazos cruzados
y los sueños rotos.

No.



Hoy vas a salir corriendo y te vas a ir lejos, 
tan lejos que no vas a encontrar de nuevo el camino para volver,
volver a todo esto.

A todo esto que te desnuda y te deja así,
sin más ganas de mariposas,
sin consecuencias graciosas,
sin los riesgos de caminar descalza y a oscuras.

Sin los músculos relajados después de forzarlos,
sin la transpiración de las manos cerradas, 
sin la sed cuando tienes agua.

Sin las cosquillas del sol que atraviesa tu ventana, 
sin la catarata de palabras en una hoja que deja de estar en blanco, 
sin el ruido de las teclas cuando eres música,
como un latido rítmico, que te transporta, te llena, te alegra.

Sin un billete de ida y otro de vuelta a cualquier otro lado, 
sin el alivio después de tomar aliento, 
sin esa sensación de por lo menos...
Haberte levantado.


¿Cuánto hace que no sueñas después de dormir?